Agentes de la Policía de la Ciudad comenzaron las investigaciones luego de una charla que mantuvo el jefe de gobierno, Horacio Rodríguez Larreta con vecinos de la zona quienes denunciaban el uso indebido de algunos locales como depósitos de papel y que los mismos representaban grandes riesgos por ser propensos a incendiarse y afectar las viviendas linderas.
A su vez, se llevaron a cabo inspecciones en bares y locales de venta de comida al paso que fueron clausurados por no presentar las condiciones de higiene y salubridad correctas.
Por otro lado, siete boliches que trabajaban con habilitaciones inadecuadas para el tipo de actividad que realizaban, ya que dentro de los mismos se ejercía la prostitución, también fueron clausurados.
De los operativos también participaron la Agencia Gubernamental de Control (AGC), la Dirección de Tránsito y la Dirección de Higiene Urbana del Ministerio de Espacio Público.
Luego de concretar la clausura de un total de 14 locales, las autoridades de la AGC recomendaron a la población la denuncia de este tipo de irregularidades al 147.